lunes, 5 de diciembre de 2016

Vacunación ¿un peligroso fraude médico?

"Las vacunas son peligrosas para nuestra salud y se basan en supuestos superados por la investigación biomédica reciente"

Hay ideas tan aceptadas que parece de locos cuestionarlas. ¿Quién en su sano juicio dudaría, por ejemplo, de que la vacunación ha supuesto un importante avance sanitario y que es necesario vacunarse? Lo dicen los libros, las estadísticas, las autoridades sanitarias en los medios de comunicación... De hecho, esto está tan aceptado que actualmente el 93% de la población española está vacunada y los no vacunados son vistos como locos desinformados y también como un foco de infección, un peligro para los que sí están vacunados.

Pero, como aquí estamos un poco locos, hoy queremos conocer la visión de alguien contrario a la versión oficial. El Dr. Enrique Costa Vercher junto con el educador e investigador Jesús Garcia Blanca han escrito el libro "Vacunas: Una reflexión crítica a partir de la Historia de la medicina y de los últimos descubrimientos en biología".

4 comentarios:

  1. Información imprescindible en estos tiempos

    ResponderEliminar
  2. Mi hijo de 12 años no está vacunado de nada. Lo curioso es que las mismas enfermeras que me presionaban para que lo vacunara me dejaban en paz al instante cuando yo les decía: Si tan buenas son las vacunas dame un papel por escrito con tu firma y el sello de sanidad garantizándome que mi hijo no sufrirá efectos secundarios por la vacuna que le quieres poner.
    Siempre enfermó menos que otros niños y tuvo menos problemas de salud.

    La clave de nuestro éxito:
    Lactancia materna, mucho bracito, mucho contacto del que ayudaba a su sistema inmunológico: Perro, gato, jugar con la arena, tierra, plantas, ambiente límpio pero no en exceso...
    No tiene ni una alergia.
    Solo ha tenido resfriados, varicela, algún virus del estómago... todo cosas leves que apenas han requerido ni medicamentos: Su cuerpo puede defenderse sin ayuda de fármacos la mayor parte de la veces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu testimonio, Irene. Saludos.

      Eliminar